TERESA: ERÓTICA DE LA LUZ

Del 6 de agosto al 3 de septiembre de 2015- Santander

Se cumple el V Centenario del nacimiento (un 28 de marzo de 1515) de Teresa Sánchez de Cépeda Dávila y Ahumada, la Santa de Ávila. Por otra parte, 2015 es el Año Internacional de la Luz. La exposición “Teresa: erótica de la luz”, expuesta al público del 6 de agosto al 3 de septiembre de 2015, en la sala de Náutica de la Universidad de Cantabria, pone el foco en Teresa de Jesús como mujer luchadora y como escritora, donde ser abordan dos contenidos literarios: su poesía y su último libro, Las Moradas. La exposición incluye 2 instalaciones, diferentes serigrafías, 9 murales, 1 vídeo y un libro.

Instalación Moradas de la luz (detalle), 2015

Instalación Moradas de la luz, 2015

Instalación “Moradas de la luz”. Una pieza muy simbólica que reproduce Las Moradas en una tira de 5.000 metros (10 por cada uno de los 500 años de su nacimiento), con una bola de luz en centro (el Castillo Interior); representa la sencilla complejidad del texto y el esfuerzo que Teresa tuvo que hacer para escribirlo. La autora ha tardado dos meses  en crear esta pieza (en torno a 100 horas de trabajo), el mismo tiempo que tardó Teresa en escribir Las Moradas. En Las Moradas hay 5.030 palabras diferentes, que se repiten entre 1 y 3.943 veces.

En la pared, a la altura de la vista, y rodeando el espacio, una larga tira serigrafiada con todas las palabras que
se repiten 20 o más veces, colocadas por orden alfabético, indicando el número de veces que se repite cada
una a lo largo del texto.
Una larga tira serigrafiada reproduciendo poemas de Teresa, como mujer enamorada, está colocada
en la pared, a la altura de la vista.

Durante la exposición los visitantes se han ido llevando a su casa una de estas botellas, un regalo
a cambio de escribir las dos palabras más hermosas del mundo (según cada cual) que en notas
cuadrangulares fueron sustituyendo a las botellas.

La pieza es, por tanto, de autoría dual (poemas de Teresa de Jesús y concepción y realización de
Nieves Álvarez) y propiedad colectiva, 500 personas podrían reconstruir la Sublimación del amor en
cualquier momento, si se juntasen.

Las palabras que más se han repetido son: AMOR y SOLIDARIDAD
En la instalación Sublimación del amor (de izquierda a derecha) Elena Ramos (soprano), Clara Martín. Marisa Campo, Nieves Álvarez, Dori Campos, Maribel Gilsanz (escritoras), Evaristo (marioneta) y Gustavo Moral (musicólogo, director de escena, músico, etc.), 2015